Mauricio León

LARGA ESPERA

El día de un bogotano promedio empieza a las 5 de la mañana, pues las largas distancias que debe recorrer, como la mayoría de los ciudadanos, exige iniciar sus jornadas desde muy temprano y generalmente, con afán por llegar a su lugar de trabajo o estudio.

Además de eso, debe enfrentarse a un sistema de transporte que no cubre las necesidades de movilidad de la ciudad, que lo somete a largos tiempos de espera, a buses llenos y a la intolerancia de la gente.

La desesperación por lograr llegar temprano, viajar cómodo y optimizar su tiempo, despierta en el, entonces un sentimiento de rabia que lo conduce a tomar las vías de hecho para hacerse escuchar y expresar su inconformidad.

Sin embargo, y como se ha vivido en los últimos años en la ciudad, las protestas que inician de manera pacífica terminan en peleas, agresiones, actos vandálicos y represión, luego de todo eso aparece una respuesta efímera y todo vuelve a la normalidad.

Vuelven a soportar lo mismo día a día, sin mejoras de ningún tipo pero con la esperanza de un cambio, mientras las soluciones a dicha problemática se demoran cada vez más en llegar

Mauricio León, nace en Bogotá, Colombia en el año 1989, su primer contacto con una cámara fue a los 12 años, en una celebración de primera comunión, una EOS 1, de quién era o cómo llegó a sus manos ya no lo recuerda, solo recuerda que fue el día que llegó a el la fotografía, termina sus estudios colegiales y en el año 2010 decide estudiar Diseño Gráfico, estudios  que lo llevan directamente a clases de fotografía análoga. Sus estudios en fotografía fueron autodidactas, las bibliotecas públicas, el ensayo error y la calle fueron su universidad, en el año 2011 logra conseguir su primer trabajo en un diario local, El Periódico de los Colombianos, allí trabaja 1 año y logra darse cuenta que la fotografía de prensa era lo que quería en su vida, de ese diario pasa a trabajar crónica roja en uno de los periódicos mas populares del país el Q´Hubo, el contacto con ese tipo de fotografías fue duro pero logra crear un estilo propio gracias a los buenos trabajos del fotógrafo Fernando Brito como ejemplo, fue un periodo corto pero muy educativo, tuvo un corto paso por la agencia de noticias Colprensa y de allí otro periódico popular el Diario MIO y su separata de deportes DeporMio fue su entrada a la Casa Editorial El Tiempo, ya que era un periódico de aquella casa editorial, pasa trabajando casi 2 años en fotografía deportiva de la cual se convierte en un fanático por las grandiosas imágenes de los fotógrafos de Getty Images.

Actualmente trabaja para el periódico El Tiempo, ha  sido galardonado con el premio Álvaro Gómez Hurtado, el Photogenic Festival de Barcelona, el Día de la fotografía Colombiana de Canon y la Segunda Convocatoria de Portafolios de la revista Enfoque Visual el cual hizo un circuito expositivo por Bogotá, Medellín, Barranquilla y Cartagena.

El trabajo en el periódico le permite seguir desarrollando proyectos personales que después de un arduo trabajo se ven publicados en el diario.