Eric Allende

El centro de la isla

En la actualidad, en los meses de enero y febrero llegan 9.685 turistas a empapar Chiloé, con el objetivo de sumergirse en los misterios que esconden cada una de estas islas, para conocer sus ancestrales tradiciones y degustar la comida típica del sector. Los 154.766 residentes permanentes de estas islas, reciben sin problemas a los turistas, es más, les abren las puertas de sus casas y están dispuestos a compartir de su cultura.

La mayoría de las personas en Chile, solo conoce lo que sucede durante estos dos meses, pero, ¿qué sucede con lugareños fuera de este ambiente de festividad turística que muestran? ¿Cómo viven el resto del año, cuando están fuera del ojo del huracán y sin los mochileros en sus plazas?

La vida se torna más simple, más lenta, los lugareños retornan a su ritmo y tradiciones. También, retornan al clima hostil donde los vientos y las lluvias no tienen piedad, dejando a algunos de los residentes meses incomunicados. Retornan a situaciones y momentos que solo los chilotes podrían reconocer y describir.